martes, 20 de noviembre de 2012

DÍA 119: El Rescate Parte I (Ediciones El Naranjo)

El Mensajero llevaba prisa. Su supervisor inmediato le había dado precisas indicaciones sobre cuál era el lugar de entrega y la hora exacta a la que debía hacer llegar el conjunto de sobres herméticamente cerrados a las oficinas de Ediciones El Naranjo... "la entrega tiene que realizarla en mano, no lo olvide, si el personal no hubiera llegado todavía a las oficinas... ¡espere paciente a que se presenten a su puesto de trabajo!"... le había bramado el jefe aquella mañana con esa voz que pocas veces mostraba a sus trabajadores, esa voz mezcla de preocupación y angustia.

El Mensajero llevaba prisa. Se había entretenido charlando distendido con los compañeros mientras se afanaba en vestirse con el uniforme reglamentario de trabajo y ahora, de camino al lugar de entrega, el tiempo corría en su contra.

Navegaba experto entre el fluido tráfico... coches, autobuses y furgonetas eran esquivados con ese arte que solo un profesional añejo puede ejecutar con su destartalado ciclomotor color burdeos, fiel herramienta de trabajo y fiel compañero de aventuras que en alguna desagradable y puntual ocasión le había forzado a vivir situaciones no demasiado recomendables en la periferia de aquella ciudad que ahogaba a más de 100 millones de habitantes cada día. Mientras navegaba entre el tráfico, El Mensajero rezaba en voz baja para que la motocicleta se apiadara de su retraso y no le jugara nuevamente una mala pasada en la que se viera obligado a llamar una vez más a la grúa del taller mecánico.

Fue al pararse en un semáforo en rojo en que miró curioso, de reojo, la carga que portaba en el transportín trasero. Tanta inquietud por parte de su supervisor y esa áurea de angustia que rodeaba aquella entrega le mantenía extrañado durante todo el trayecto, por lo que la forzosa parada junto a la luz roja desafiante no pudo venirle mejor.

Apartó con cuidado algunos paquetes envueltos en papel blanco y cuerda de rafia color marrón, pues molestaban para ver con nitidez los sobres de la turbación... y fue al acomodarse en la cesta los incordiantes bultitos blancos que apareció ante sus ojos un conjunto de cartas anudadas marítimamente con un lacito color naranja... y fue también en ese momento que pudo percatarse cómo en la parte frontal de cada misiva el remitente anónimo había pegado meticulosamente una copia en color de una bonita y musical imagen que le resultaba conocida aunque, parado en aquel semáforo bajo la presión del casco de seguridad, no recordaba dónde podía haberla visto con anterioridad.


http://www.edicioneselnaranjo.com.mx/

Habían pasado veintitrés minutos y pocos segundos desde que había iniciado su trayecto saliendo de los almacenes centrales cuando El Mensajero finalmente llegó a la calle sin salida donde se encontraba el lugar de entrega... "Calle Cerrada Nicolás Bravo..." leyó en voz alta en el cartel ubicado en el muro de entrada y que hacía las presentaciones al recién llegado al callejón.

A velocidad reducida comenzó a avanzar pausado entre altas paredes de ladrillo, hojarasca, vegetación y cemento. Se intuía en el interior de los edificios cuidados jardines y señoriales construcciones, un buen lugar para ubicar una editorial... pensó.

Cuando llegó al lugar indicado, llamó cauteloso al bonito timbre que protegía la puerta y el interior de la vivienda. Llamó tres veces... con educación y paciencia. Escuchaba voces retumbar dentro del edificio y sintió una ola de acogedora tranquilidad al saber que no tendría que esperar solo en la soledad de aquel solitario callejón perdido.

Abrió la puerta una muchacha joven y se saludaron, ella con una bonita sonrisa y un jovial Buenos Días El Mensajero con una voz enlatada e inerte consecuencia de aquel incómodo casco de trabajo.

Así fue como Ediciones El Naranjo recibió, la pasada semana, el protocolo de rescate Parte I vinculado a la Imagen Secuestrada que les mantenía en vilo desde hacía más de una semana...

La joven se adentró a la zona de oficinas haciendo verdaderos malabarismos para mantener entre sus brazos la mensajería recién recogida, un bolígrafo, un teléfono móvil, una carpeta y una sonrisa forzada que intentaba ocultar su incipiente preocupación... sus compañeros se percataron de ello y fueron a socorrerle, desahogándole de la carga y preguntándole el motivo de su inesperada intranquilidad.

Ella se apoyó en la mesa de trabajo... les miró con agradecimiento y condescendencia... y les dijo...


"Acabamos de recibir las primeras instrucciones para el rescate de la imagen que nos secuestraron el Sábado 10 de Noviembre. Al parecer 12:45pm ha logrado tramitar la gestión a través de una empresa privada de mensajería y ellos han sido los que han hecho entrega, ignorantes, de las cartas de liberación..."

... y repartió a cada compañero uno de los ejemplares decorados en su parte exterior con una copia a color y de mala calidad de la imagen secuestrada.

Extrajeron del sobre una hoja de color indefinible y vieron que estaba impresa por ambas caras... sorprendidos se percataron de que era una encuesta... 12:45pm les hacía partícipes del modus operandi pidiéndoles opinión en cuanto al tipo de rescate que sería llevado a cabo...

CARA A DE LA NOTA



CARA B DE LA NOTA




Tras analizar con meticulosidad la cuartilla que manipulaban entre sus manos, se observaron entre ellos y, encontrando en sus miradas aprobación y seguridad... todos dirigieron sus pasos hacia los escritorios de trabajo para completar el cuestionario y poder ir lo antes posible al buzón más cercano, pudiendo así hacer llegar sus decisiones a la dirección que se indicaba en el remitente de cada sobre.

La joven que había atendido a El Mensajero a primera hora de la mañana fue ágil y perspicaz y, antes de enviar su respuesta para el rescate, hizo una copia de la carta y la publicó en los medios de comunicación que la editorial gestionaba cada día... haciendo participe así a sus lectores dándoles oportunidad de que les ayuden a resolver aquel pictórico secuestro.

Por eso ahora está en nuestras manos, lectores de 12:45pm y de Ediciones el Naranjo... el ayudar a recuperar la Imagen Secuestrada con nuestras votaciones...

... ¡ANÍMATE Y DA TU OPINIÓN!... 
¿CÓMO TE GUSTARÍA QUE CONTINUARA LA HISTORIA DE "EL SECUESTRO DE LA IMAGEN"? 
PUEDES SELECCIONAR TUS RESPUESTAS HASTA DOMINGO 2 DE DICIEMBRE
¡TE ESPERO!

___________________


4 comentarios:

A.M dijo...

He dejado pasar el dia y no comprendo cómo no hay ningún comentario al tema de hoy.

No lo entiendo.

A los que les gusten las letras, ¿ es que no veis lo que este escrito nos implica?.

ANIMO, gente, Impliquémonos.

Docecuarentaycinco PM dijo...

¡Hola A.M.! ¿Has votado ya tus opciones?... puedes reenviar a quien quieras esta historia (enviando este enlace: http://docecuarentaycincopm.blogspot.com/2012/11/dia-119-el-rescate-parte-i-ediciones-el.html) y animar a la gente a que vote cómo quiere que continue la historia :).

Poco a poco los lectores se van animando, y aunque no voy a desvelar hasta el último momento cuáles serán las opciones que más votos han obtenido... preveo va a continuar de manera muy interesante ;).

¡¡Gracias por tu apoyo y espero seguir viendote más veces mirando por mi ventana y, por supuesto, comentando!!

Aldabra dijo...

pues ya he votado y a ver qué pasa.

biquiños,

Docecuarentaycinco PM dijo...

¡GRACIAS ALDABRA!... veremos a ver que pasa ;).
Un besazo