jueves, 29 de noviembre de 2012

DIA 128: Una amistad que acaba nunca fue verdadera amistad *

* Propuesta hecha por Almudena en el "DÍA 100: Jornada de ventanas abiertas". El reto se centraba en escribir sobre la amistad y la fragilidad de la misma; sobre, el dolor, el desengaño y la decepción que se siente cuando una amistad es rota de manera unilateral por una de las partes implicadas y cómo, muchas veces, la otra parte se siente impotente ante la situación.
............................................. 

Existía en la antigua Roma una imponente edificación hecha con diferentes materiales de origen natural y solemne apariencia.

Su construcción fue lenta, costosa y compleja, pues fueron muchas las inclemencias y contratiempos que hicieron que el alzamiento de aquel monumental templo se llevara a cabo entre diferentes siglos en la historia de la ciudad.

La tardanza en la finalización de la construcción sacra tuvo como consecuencia que las materias primas utilizadas variaran en dependencia de las modas, de los nuevos hallazgos en construcción y de los mercados con sus costes de compra-venta.

Por todos estos motivos, cuando finalmente se realizó la apertura del santuario aquella soleada mañana del mes de Abril, en la que los habitantes de la ciudad celebraran con exaltación y euforia los honores de la Diosa Tellus, se pudo contemplar cómo la integración ecléctica de componentes y de conocimiento humano podían dar como resultado una obra de magnificencia pomposidad.


Las fiestas en honor a la Diosa de los campos sembrados fueron todo un éxito aquel año y el compendio de piedra, arcilla, argamasa y madera de aquella construcción auguraba, para los romanos, buenos años en las cosechas.

Efectivamente así fue. El siguiente lustro vivido a partir de la primera apertura del templo resultó de grandes recolecciones en la productividad de los cultivos, lo que provocó, de manera incontrolable, que la fama en cuanto al poder de aquella construcción llegara hasta los más recónditos límites en los territorios que la Antigua Roma abarcaba por aquellos siglos.

El santuario era realmente imponente y de gran belleza, pero lo que realmente llamaba la atención a todo aquel que lo visitaba, por culto o por curiosidad, eran las dos columnas que custodiaban la entrada principal al recinto.

Eran dos columnas de altitud excepcional, tanto que si el visitante se ubicaba justamente en el inicio de su base y alzaba la vista buscando su fin... corría el riesgo de quedar cegado por el Sol.

Realmente eran dos soportes imprescindibles para la estructura, pues sin su existencia ninguno de los muros adyacentes podría sostenerse en pie y, por tanto, ninguna de las ceremonias que se llevaban a cabo en el interior podría ejecutarse con la calma, la tranquilidad y el bienestar que requerían. 

En definitiva, aquellos contrafuertes en forma de columnas jónicas eran en realidad los que velaban día y noche por el equilibrio del interior.

Sin embargo, lo que nadie sabía era que cada una de aquellas columnas había sido construida por diferentes materiales, pues la tardanza en la edificación había hecho que ellas fueran dos de las afectadas en la heterogeneidad de elementos. Aunque esto, desde fuera, era imposible de percibir.

Las columnas pasaban los días observando satisfechas el devenir de visitantes. Complacidas y orgullosas veían como su presencia permitía que todo el que se acercaba al templo pudiera cumplir con su devoción y cometido dentro de las sacras paredes que escoltaban. Sabían que habían sido puestas allí, una junto a la otra, para hacer grandes cosas, para hacer historia, siempre apoyándose la una a la otra, siempre soportando el peso compartido de la pesada estructura y pudiendo dar como resultado, en el interior del edificio, un espacio de calma, paz y bien que no todas las construcciones de la ciudad podían asegurar.

Los meses iban pasando y aquellas columnas dialogaban desde las alturas sobre lo humano y lo divino. Comentaban animadamente y de manera especial los cambios que podían ir percibiendo en la ciudad con el paso del tiempo y cómo ellas avanzaban gloriosas en su cometido sin ser damnificadas por las permutaciones arquitectónicas.

Con el avance de los años se habían hecho grandes compañeras, descubriendo que compartían no solo función estructural sino también gusto por las pequeñas cosas... el sol calentando su fachada, la lluvia resbalando por los canales del fuste, la admiración artística por el mutuo capitel... eran buenos años... nada presagiaba que las circunstancias podían cambiar.


La realidad es que el futuro deparaba una situación absolutamente antológica a sus esperanzas proyectadas.

Ignorantes las columnas obviaron algo realmente fundamental, algo que suponía la base primordial de su estructura, y era que, al haber sido alzadas en épocas diferentes, sus materiales básicos tenían orígenes y calidades dispares. De este modo una de ellas había sido construida en su totalidad con sólido Mármol de Carrara mientras que la otra solo exteriorizaba éste elemento en su capa más superficial, pues internamente, debido al coste que suponía en el momento de su levantamiento, había sido completada con piedra de tufo volcánico, una piedra ligera de consistencia porosa.

Algo que a primera vista no tenía por qué suponer impedimento alguno, incluso no tenía por qué ser percibido, resultó ser el origen del desgarrador derrumbe.

Las lluvias de los últimos años habían sido copiosas y más abundantes de lo habitual, lo que aceleró el proceso de desgaste de la columna porosa... aunque ella no lo supo hasta que una leve fisura apareció en la base de su construcción.

Poco a poco, la debilidad fue haciéndose más patente en la columna, ya no soportaba como antes el peso de la estructura y su miedo iba acrecentándose cada día. Se sentía llena de incertidumbre, insegura y atemorizada, y así se lo hacía saber a su compañera de sólido mármol, quien, llena de preocupación y pena la animaba y consolaba día y noche... sosteniendo mayor cantidad de peso... peso del templo y peso del alma por ver a su amiga caer lentamente.

Poco a poco la columna fue desintegrando su piedra interior, quedando tan solo la carcasa de mármol que la recubría. El proceso fue lento y doloroso para ambas, pues el carácter de Piedra fue cambiando de manera drástica y, a pesar de que Mármol le apoyaba, motivaba y escuchaba, Piedra se volvió arisca e irritante, reprochando a Mármol continuamente las circunstancias en las que se encontraba... Piedra se sentía insegura y comenzó a salir a la luz la envidia y la débil base sobre la que había construido su amistad con Mármol... el proceso fue lento y doloroso... para ambas.

La situación se hizo insostenible y una noche de Abril, estando nuevamente a tan solo días del inicio de la festividad en honor a la Diosa Tellus en un remoto siglo antes de Cristo... Piedra se dio por vencida y se dejó caer... llevándose consigo la estructura sacra casi al completo... pues tan solo se mantuvo en pie, honesta, de buen material y sano interior... Mármol.


Hoy en día la columna de Mármol de Cerrara sigue en pie, gloriosa y perenne, sabiendo que, más allá del dolor producido por la amistad perdida, por la caída del aparente equilibrio interno del bienestar del sacro templo y por la impotencia en su salvación, el derrumbe de aquella construcción había sido necesaria para entender que, a veces, nos encontramos junto a columnas que a pesar de su sólida apariencia la base de su estructura no es tal base y que tarde o temprano, a pesar de nuestro deseo, cuidado e insistencia, esa estructura caerá... pues los cimientos no eran los adecuados y así estaba escrito que sucediera.

Entendió así la columna de Mármol que un templo de amistad que se desmorona... nunca fue verdadero templo de lealtad.

_____________________



_________________


¡¡RECUERDA!!

¡ANÍMATE Y DA TU OPINIÓN!... 
¿CÓMO TE GUSTARÍA QUE CONTINUARA LA HISTORIA DE "EL SECUESTRO DE LA IMAGEN"? 
PUEDES SELECCIONAR TUS RESPUESTAS HASTA DOMINGO 2 DE DICIEMBRE

¡¡HAZ CLICK AQUÍ!!

¡TE ESPERO!

14 comentarios:

Aldabra dijo...

una historia muy bonita y muy gráfica pero en la realidad todo es mucho más sórdido.

yo perdí una amistad de 15 años, decía siempre que era lahermana que no tenía y de hoy para mañana esa amistad se desvaneció...

fue muy duro poque también somos compañeras de trabajo...

hoy ya lo he superado pero lo pasé bien mal...

esta experiencia me llevó a hacerme un poco más fuerte y a no apoyarme tanto en los demás.

biquiños,

Almudena dijo...

muchas gracias por la historia, por escuchar la mía y por hacerme ver que su amistad no tenía los mismos cimientos que la mía, eso mitigó un poco el dolor de la perdida y me hizo entender que nuestra idea de la amistad era muy diferente.
Un besazo y mil gracias

Docecuarentaycinco PM dijo...

Hola Aldabra, te entiendo porque todos hemos perdido amistades que nos han hecho sufrir por su incomprensible partida.

La sordidez depende de cada caso y de cómo lo afrontemos cada uno de nosotros.

Lo que intento explicar aquí es que si una amistad se rompe en estos términos (sin que haya pasado nada de base, si de pronto una de las parte decide "romper" el implícito acuerdo sin dar mucha explicación a la otra parte) es en la mayor parte de las veces si no todas (y aunque no soy amiga de los totalitarimos creo que ésta sería una de las excepciones) es porque su cimiento de amistad no era el adecuado, es decir, si una de las partes de decide "huir" y perder toda la amistad fraguada es porque ciertamente su base como amigo/a no era tal... y eso tenemos que asumirlo, quizás los que muchas veces dicen ser "amigos verdaderos" en circustancias concretas desparacen y eso ya nos da la pista de que no eran verdaderamente tan amigos.. así que mejor dejarlos ir, mejor rodearse de los justos y necesarios y poner puente de plata a "enemigo que parecía ser amigo" que huye.

Un besazo enorme y espero que aquel episodio haya pasado ya al recuerdo, más allá del corazón, porque a los que deciden abandonar nuestro camino lo mejor es dejarlos ir y así permitirnos avanzar sin "lastre".

Docecuarentaycinco PM dijo...

¡¡Hola Almudena!! De gracais nada, gracias a ti por contarme tu historia, por compartir un pedacito de tu vida y por ser como eres, fuerte y buena.
Yo no puedo evitar el dolor ajeno pero en lo que esté en mi mano daré mi punto de vista e intentaré mitigarlo aunque sea un poquito aportando un punto de vista que pueda ayudar a entender un poco más las circustancias (y eso no evita el dolor del todo, pero ayuda a ir entendiendo con el paso del tiempo).
El comentario que le dejaba a Aldabra te lo dedico también a ti... sé que es duto y sé que lo has pasado mal, pero de verdad que es mejor que esto pase a tiempo, si se desmorona la amistad es porque algo fallaba, frustra y uno se queda con sensación de amargura y engaño, pero no está en nuestra mano su huida, ha sido su decisión, loq ue está en nuestra mano es ir aceptando, aprender y seguir adelante dejarndo ir a quien no quiere seguir el camino con nosotros... sentirse culpable no tiene sentido ninguno, porque la decisión no ha sido del que huye.
Un besazo enorme y, de nuevo, gracias a ti.
Que tengas un día FANTASTICO.

Almudena dijo...

No te imaginas lo que me ayudó a entender lo que me había pasado con el comentario que me hiciste sobre los cimientos de la amistad, de repente, gracias a ti, entendí todo, entendí que nuestros conceptos de la amistad eran distintos y entender eso hizo sentirme mejor, mas libre, mas feliz, menos culpable, así que muchas gracias a ti.
Que tengas un día estupendo

Docecuarentaycinco PM dijo...

Me has dejado sin palabras (ni escritas ni verbales), así que solo puedo decirte, una vez más... GRACIAS POR TODO ALMUDENA.

Un besazo enorme y un abrazo intenso, que tengas un día MARAVILLOSO y ÚNICO.

Almudena dijo...

:) lo mismo te digo, que tengas un día maravilloso y unico ( bueno, unico no, que mañana vuelva a ser igual de maravilloso que hoy y así todos los días )

Docecuarentaycinco PM dijo...

¡Tienes mucha razón! :)
Un besazo enorme.

BEA dijo...

LEYENDO LA HISTORIA QUE HAS ESCRITO HOY VEO NUESTRA AMISTAD REFLEJADA EN ESAS COLUMNAS DE MARMOL, DA IGUAL LA DISTANCIA Y EL TIEMPO, SIGUE FIRME. AUNQUE A NUESTRO LADO HAN EXISTIDO Y SEGUIRAN EXISTIENDO COLUMNAS QUE SE DERRUMBAN LAS DEJAREMOS MARCHAR POR QUE NO ES AMISTAD DE VERDAD.

Docecuarentaycinco PM dijo...

¡¡HOLA BEA!! ¡Mi columna de mármol, mi gran amiga!

Qué alegría me da verte por aquí. Hemos hablado muchas veces de este tema, ¿recuerdas?... aunque duela, es cierto, hay muchas columnas a nuestro alrededor y no todas están preparadas o tienen los mismos motivos para mantener una buena amistad fortalecida, por eso yo también me siento afortunada... son ya muchos años los que nos unen.. ¡y los que todavía nos quedan!

De momento dentro de pocos días podremos vernos de nuevo... ¡no veo el momento!

Un besazo ENORME y racias por estar siempre ahí, sabes que te quiero muchisimo y me tienes (aunque no siempre tan presente como nos gustaría...)

M.G. dijo...

La amistad; Ese gran amigo o amiga que se aleja de nosotros!!! Qué duele más? Su eterna ausencia o el gran dolor que produce las íntimas confidencias compartidas y los íntimos momentos vividos que se fugan y nadie sabe a dónde van? Qué va a ser de esa etapa o etapas implicitamente implicadas?.
ESO ES LO QUE MAS DUELE EN LA AMISTAD PERDIDA. Se pierede un gran bagaje de la vida cuando se rompe esa profunda amistad tenida.
Gracias por darnos un salva vidas para superarlo.
Que te lean muchos para que se puedan beneficiar de tu lección.
Muchos besos y un gran abrazo de 6 segundos, que es una buena energía.

Docecuarentaycinco PM dijo...

Hola M.G., te echaba de menos por aqui, se que siempre me lees, pero se echan en falta tus reflexiones.
En esta ocasión, como es habitual, me ha gustado el aporte que haces a la historia. Gracias por compartir tus pensamientos.
Y gracias también por tus buenas palabras, siempre son una caricia para mi alma.
Un beso muy grande y mucha fortaleza para afrontar lo que queda de semana.

Aldabra dijo...

entendí perfectamente lo que querías decir con la historia pero entender y asumir son dos cosas muy diferentes... entender puedes hacerlo a la primera y rápidamente pero asumir puede llevarte mucho más tiempo.

Docecuarentaycinco PM dijo...

Por supuesto Aldabra, de hecho en la historia en ningun momento se habla del tiempo que se tarda en asumir, la idea era dar un enfoque al por que a veces suceden estas cosas (que todos en mayor o menos medida las hemos sufrido), el tiempo de aceptacion y el tiempo en el que se suelta "el lastre" es ya algo personal.
Que tengas un dia estupendo y un aun mas estupendo fin de semana.
(El teclado desde el que ahora escribo no me deja poner acentos... perdon).